Eclipse 2020Noticias Eclipse

Cuando hablamos de astronomía, podemos afirmar que nuestro país cuenta con unos de los laboratorios naturales más fascinantes para apreciar el espacio. Es por esto que cientos de astrónomos de todo el mundo visitan Chile para poder realizar sus investigaciones al interior de los observatorios más avanzados del planeta.

Pero eso no es todo. Hace poco más de un año, el norte de nuestro país fue protagonista de uno de los eventos astronómicos más sorprendentes: un eclipse total de sol. El fenómeno que maravilló a miles de chilenos y extranjeros se apreció en gran parte del territorio nacional.

Sin embargo, este año la Araucanía se robará la mirada de todos los astrónomos del país y el mundo, cuando por segunda vez consecutiva ocurra un eclipse de sol al interior de Chile. El 14 de diciembre de 2020, a las 13:04 el cielo del sur se oscurecerá completamente producto de la sombra que la luna proyectará cuando tape el sol.

“Los eclipses solares ocurren todos los años, al menos dos veces al año. Lo especial de estos dos eventos consecutivos, es que son del tipo ‘total’”, asegura la Teresa Paneque, astrónoma de la FCFM de la Universidad de Chile.

La especialista explica que los eclipses de sol pueden ser parciales, totales o anulares, y se producen a través de la alineación de la Tierra, la Luna y el Sol, de tal forma que nuestro satélite natural se interpone en el camino de la luz que nos llega del principal astro del Sistema Solar.

“Esto depende de una alineación bastante precisa y se logra, a pesar de que la Luna sea mucho más pequeña que el sol, porque el satélite está a una distancia que le permite hacer dicha proyección como si la estuviera tapando. Es similar a cuando uno tapa el sol con un pulgar, la diferencia de tamaño es enorme, pero la distancia del objeto que bloquea al sol es mucho más cercana”, agrega Paneque.

Los diferentes tipos de eclipse se producen por la posición de la Luna. Hay ocasiones en que no logra tapar completamente al sol; las que se conocen como eclipses parciales. En otras, nuestro satélite se encuentra más lejos producto de la forma elíptica de su órbita; esto provoca que el sol no quede completamente tapado generando un “anillo de fuego” o eclipse “anular”.

El total se produce cuando la Luna logra cubrir completamente al Sol, ocasiones que según Paneque, ocurren de forma muy azarosa ya que deben cumplir diferentes factores que varían desde la estación del año, hasta la rotación de la misma Tierra.

“No existen fórmulas matemáticas que puedan hacer una ‘trazabilidad’ o determinar un ‘patrón de eclipses totales’, ya que dependerá de muchos factores. Que ocurran dos eclipses totales seguidos es mera suerte, pero nos da una oportunidad de llevar a la palestra la discusión científica y astronómica”, agrega la astrónoma.

Para José Gallardo, astrónomo Alma y colaborador de la Fundación Chilena de Astronomía, los eclipses son relevantes para poder hacer estudios de la corona solar desde la tierra, pero más que todo hay que resaltar la oportunidad de observar un acontecimiento como este “Es fascinante vivir un eclipse y poder ver a simple vista cómo la naturaleza muestra la belleza de las proporciones. En Chile se da un eclipse total cada 14 años aproximadamente, pero ahora en poco más de un año viviremos un segundo”.

 

Fuente: Explora