Noticias

La alegre jornada fue organizada por OPD Temuco y el servicio Mejor Niñez, en ocho residencias de la comuna.

En el marco de la celebración de Semana Santa y de Pascua de Resurrección, el alcalde de Temuco, Roberto Neira, compartió juegos, risas y huevitos de chocolate con niñas y niños de la residencia Refugio de Luz, uno de los 8 hogares del Servicio Mejor Niñez, dedicados en Temuco al cuidado y protección de niños que han sido vulnerados gravemente de sus derechos.

Junto con destacar la importancia de integrar sin excepciones en esta festividad a todos los niños y niñas, la autoridad comunal explicó que, a través de la Oficina de Protección de Derechos de la Infancia y Adolescencia, OPD Temuco, el municipio hizo entrega de huevitos a un total de 150 niños y niñas que actualmente residen en centros de protección de la comuna, permitiendo brindar así un espacio de recreación y alegría junto a sus cuidadores.

La jornada contempló la visita a los centros Estrella de Belén, Francisco Valdez, Hogar Navidad, We Liwen, Belén, Javiera Carrera, Paula Jaraquemada, además del ya citado, Refugio de Luz.

“Tenemos 8 centros de protección en la comuna para niñas y niños de Temuco; y a 150 de ellos, el municipio a través de nuestra Dirección de Seguridad Pública y OPD Temuco, ha traído huevitos para que puedan celebrar la fiesta de resurrección. Para nosotros es muy importante que ningún niño ni niña quede fuera de estas celebraciones tradicionales, por tanto, hemos querido estar con ellos, acompañarlos, para que también sientan que el municipio no se olvida de ellos”, señaló el alcalde de Temuco, Roberto Neira.

 

PROTECCIÓN DE DERECHOS

La jornada contempló también un recorrido por la residencia, lugar donde se busca “cambiar de enfoque”, al brindar un espacio lo más cercano a un hogar, con salas de estimulación, vinculación afectiva con los cuidadores y otras acciones tendientes a fortalecer los factores protectores y dar respuesta a las necesidades básicas y afectivas de los niños y niñas que se encuentren en situación de vulneración de derechos.

La directora de la residencia “Refugio de Luz”, María Victoria Gyllen, agradeció “que los niños sean visitados porque ellos siempre están muy solos y me refiero a sus familias”, indicó.

“Somos un dispositivo regional con 15 niños. Felizmente, una niña se encuentra hoy con vinculación familiar. Ellos llegan con medidas de protección del Tribunal por vulneraciones graves. En este minuto se encuentran bien y eso significa cubrir sus necesidades básicas, pero sobre todo las necesidades afectivas, que es lo que entendemos hace feliz la vida de un niño. Las educadoras tienen una vocación de servicio admirable, son 24/7 y cada niño ha escogido a un cuidador para convertirlo en su referente significativo (…) Sin duda nos pone muy contentos que hoy los visiten”, concluyó Gyllen.